¿Pan integral de Mercadona?

Esta semana me quedé sin pan de kamut, el que consumo habitualmente, y tenía que hacerme un bocadillo para ir a una cena. Las panaderías estaban cerradas, así que le encargué a una persona que me comprara pan en Mercadona y que, para que no fuera el típico pan blanco refinado precocinado que venden, que me cogiera una barra algo especial, de centeno, multicereales o algo así. Finalmente, esta persona me compró una barra de pan integral. Como siempre, por defecto profesional, mi vista se dirigió hacia los ingredientes:

– Harina de trigo: ¿pero no es integral, por qué no harina de trigo integral?
– Agua.
– Salvado de trigo: es lo que le da el aspecto de integral, pero, ¿por qué usar harina de trigo refinada y luego añadirle el salvado extraído con otro proceso. Doble procesado, harina y salvado, cuando la harina de trigo integral ya lo lleva todo, y mucho mejor asimilable por nuestro organismo.
– Sal: ¿marina? no creo, seguramente también refinada.
– Gluten: ¡pero si el trigo ya lleva gluten! ¿por qué añadirle más?
– Complemento panario: harina de trigo, emulgente E-472e, antiapelmazante E170, antioxidante E300 y enzimas. Los aditivos químicos que no falten.
– Harina de malta.
– Pan procedente de masas precocidas.

Creo que en Mercadona tendrían que replantearse el concepto de “integral”. El problema es que muchos hornos convencionales hacen el mismo “pan integral”, pues compran ya la harina mezclada con el salvado, el gluten y los complementos panarios. ¿Quieres verdadero pan integral? Tienes dos opciones: háztelo tú con harina de trigo integral (o mejor de espelta), o cómpralo en un herbolario o supermercado ecológico. Nosotros encargamos los productos de panadería en el Forn del Parral, y están buenísimos.

Leave a comment