Los tóxicos en el plato

Para terminar con esta serie de reportajes algo alarmantes sobre cómo nos envenenan poco a poco con el único fin de abaratar costes y llenarse más los bolsillos a costa de nuestra salud, os muestro otro apartado del reportaje de Carlos Manuel Sánchez, donde nos explican dónde se hallan esos productos tóxicos que cada día pasan a nuestro organismo:

¿Cuáles son?
Los compuestos tóxicos más habituales son:

  • plaguicidas, como el lindano, endosulfán y hexaclorobenceno.
  • metales pesados.
  • ftalatos.
  • residuos industriales, como la dioxinas y los policlorobifenilos (PCB).
  • conservantes, colorantes y edulcorantes.

¿Cómo afectan?
Hay varios males derivados de los contaminantes tóxicos persistentes (CTP), pero lo más alarmante es su «persistencia». El DDT, por ejemplo, se prohibió en 1977, pero un estudio probó que el 88% de la población aún tiene restos del insecticida.

¿Dónde están?

  • Pueden estar directamente en los alimentos, a través de los pesticidas agrícolas.
  • O en los envases industriales, como, las bandejas de corcho fabricadas con poliestireno, las latas de conserva con bisfenol A o el plástico film hecho con ftalatos.

¿Qué pruebas hay?
Cada vez hay más datos. En España ya hay varios estudios.

  • Uno de Nicolás Olea, investigador del Hospital Clínico de Granada, que analizó los niveles de CTP en 150 placentas, detectó una media de 8 plaguicidas por placenta.
  • En Canarias, otra investigación ha detectado pesticidas y PCB en el líquido amniótico del 70% de las mujeres embarazadas.
  • En 2006, la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y miembros de su equipo se sometieron a un análisis de sangre durante una campaña de WWF/Adena. Aparecieron 52 sustancias químicas sintéticas; entre ellas, pesticidas, dioxinas, plásticos, retardantes contra el fuego y detergentes.

Leave a comment